Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

El poder del yo soy

EL PODER DEL YO SOY.

La importancia de entendernos como un ser humano individual con el pleno goce de todos los derechos que ello implica, nos debe llevar a entender que somos parte de una comunidad, de una sociedad y que por tal motivo, no podemos soslayar nuestro papel como corresponsables de la construcción de los mejores escenarios posibles en los que nuestras vidas individuales, puedan desarrollarse, tomando consciencia que todo lo que hagamos en tales entornos, no solo nos afectará como personas, sino que, en mayor o menor medida, afectará a quienes nos rodean.

A través del video “Tu mirada puede transformar a las personas” extraído de la charla del escritor y divulgador Alex Rovira, podemos tener una referencia muy clara acerca de la importancia de la educación en cuanto a la toma de consciencia en relación al espacio que ocupamos como seres individuales.

En tal sentido, el rol educativo y formador de nuestra individualidad, está estrechamente ligado a todas aquellas experiencias y aprendizajes que hemos obtenido de nuestro entorno, especialmente, los aprendizajes que recibimos de quienes por su ascendencia sobre nuestras vidas, tienen mayor incidencia e impacto, como es el caso de nuestros progenitores y maestros escolares, siendo tal vez la más definitiva de las herramientas que consciente o inconscientemente son utilizadas por ellos, la “Mirada apreciativa”, siendo la esencia de dicha estrategia educacional, lo que es transmitido a través de las expresiones y el ejemplo práctico y por ende, lo que es interpretado por quienes aprecian lo expresado más allá de las palabras y de lo que se pueda enseñar con base a las teorías académicas.

Una vez habiendo tomado consciencia de nuestra individualidad, lo que tan solo podemos lograr después de haber experimentado nuestras propias vivencias, con los implícitos errores aleccionadores y los éxitos y logros que hayamos cosechado, estando tanto unos como los otros, estrechamente relacionados con las influencias que en nuestro proceso de formación de la individualidad implícita en el hecho de ser cada uno de nosotros y nosotras, seres humanos únicos, a través de los aprendizajes provenientes de nuestros padres y demás influyentes positivos y negativos, luego de lo cual es nuestra obligación y deber “apropiarnos” de nuestras vidas y empezar a construir o, de no ser posible, reconocer, el propósito sobre el que construiremos el sentido vital al que nos debemos.

El proceso de formación de nuestra individualidad contiene aspectos como los sueños, metas, propósitos y el rol individual que debemos desempeñar en la comunidad, como parte y promotores de nuestras propias familias y la definición de lo que queremos dejar como aporte a nuestro entorno socio familiar, con todas las consecuencias económicas y políticas que de ello se derive.

Como parte del proceso que cada uno de nosotros debemos construir para tomar consciencia en cuanto a los roles que nos corresponde asumir, la diferencia entre objetivos, metas, deseos, sueños y propósitos del autor Juan Sebastián Celis Maya consignadas en su publicación “Desarrollo personal”, resulta ser una muy oportuna guía que nos permite llevar a cabo dicho proceso con la mayor asertividad posible que nos ayude a conocernos mejor a nosotros mismos y así, comprender el rol que nos compete en la sociedad.

A continuación, presentamos la trascripción de las diferencias referenciadas:

Diferencia Entre Objetivos, Metas, Deseos, Sueños Y Propósitos

En ocasiones, la claridad que tengamos sobre las cosas a las cuales queremos llegar, tener o ser, determina en gran medida el logro efectivo de las mismas.

Muchas veces las personas al no saber qué es justamente lo que quieren lograr, pasan sus vidas preguntándose, por qué el éxito y el triunfo no están de su lado. El no saber lo que se quiere, es un problema muy común que hemos afrontado en esta ocasión y hemos buscado maneras de lograr en las personas dicha claridad.

Cuando planeas un viaje, por ejemplo. Siempre sabes dónde quieres ir. Siempre conoces tu destino de antemano y eso te permite facilitar todo. Normalmente te has visualizado estando en el sitio y has hablado del tema bastante, así sea contigo mismo. Cuentas con una claridad suficientemente grande como para que lograr lo que quieres sea relativamente fácil y simple.

Así mismo, muchas personas no conocen la diferencia entre objetivosmetasdeseossueños y propósitos. Conocer estas diferencias, puede llegar a ser vital para cuando nos propongamos algo en la vida y queramos llegar al éxito con ello, así que hemos decidido condensar en explicaciones sencillas, lo que significan estas palabras.

Más que definiciones de diccionario, son maneras de ver su aplicación en el mundo y en tu vida concretamente.

Objetivos

Los objetivos, podemos verlos como aquellos destinos que nos trazamos en la vida. Por ejemplo, un objetivo para alguien podría ser: “Ser Rico” o “Alcanzar Libertad Financiera”. Otro objetivo puede ser, por ejemplo, unas grandiosas vacaciones.

Los objetivos normalmente son fines que podríamos considerar grandes. Normalmente, los objetivos encaran grandes logros. Para un estudiante, su objetivo puede ser finalizar su carrera profesional. Para un profesional, puede ser el jubilarse.

Metas

Las metas por su parte, son objetivos más pequeños. En el caso del estudiante, en vez de terminar la carrera completa, su meta es terminar el año o el semestre.

En cuanto a la creación de riqueza, una meta de quien busca alcanzar el objetivo de libertad financiera, podría ser la creación de 1 ingreso pasivo, de entre muchos que deberá crear.

En otras palabras, un objetivo se encuentra conformado por 2 o más metas, si se conforma de una sola, esa meta pasa a ser objetivo. Podríamos definir entonces más concretamente, que en vez de los objetivos ser “fines grandes”, son elementos compuestos por metas. Si no se puede dividir un objetivo en metas, entonces no es un objetivo, es una meta.

Deseos

Los deseos, son el motor de los objetivos y las metas como tal. Son los deseos los que mueven nuestro corazón y nuestra intuición. Muchos de nuestros deseos, provienen como tal de nuestra naturaleza humana. Es justamente dicha naturaleza la que nos hace buscar el placer en diferentes actividades.

Un deseo muy común en las personas es el de viajar, la distracción y el entretenimiento de conocer tierras lejanas, es un deseo que como tal data desde los primeros humanos. Son los deseos, los que nos hacen tomar malas decisiones respecto al dinero también.

Nuestros instintos rigen los deseos que día a día tenemos y estos podemos aprovecharlos justamente para que trabajen en alianza con nosotros y no en nuestra contra. El éxito que tengamos, dependerá de cómo logremos controlar nuestros deseos y de cuántos de ellos podamos materializar.

Sueños

Los sueños, son normalmente deseos idealizados. En gran medida se encuentran ubicados en el largo plazo.

Sólo se diferencian de los objetivos, por el hecho de ser mucho más ambiciosos e ideales. Normalmente nuestros sueños están basados en lo que grandes personas han conseguido en el pasado. Los sueños que podamos llegar a tener, se basan principalmente en éxitos y triunfos rotundos, que nos mueven de emoción.

Muchas veces los sueños se ven tan grandes o tan lejanos que no creemos que sean posibles. Siempre se dice que si uno sueña algo, que otro ha conseguido, el sueño no sólo es posible, sino que mucho más fácil, que si fuese algo exclusivo.

Propósitos

Y finalmente, los propósitos, son la voluntad de hacer algo. Un propósito en general puede consistir en un sueño, en un deseo, en un objetivo o en una meta. Es algo que te propones. Si quisiéramos resumir todo lo que en algún momento podrías querer lograr, hablaríamos de propósitos.

Porque dada su estructura gramática, los propósitos te permiten proponerte lograr un sueño, una meta, un objetivo o un deseo que tengas.

En definitiva, es necesario identificar cuáles son nuestros objetivos, nuestras metas, los deseos y los sueños que albergamos para poder determinar nuestros propósitos, sin los que difícilmente podríamos entendernos y por tal motivo, jamás poder saber si contamos con el “poder del Yo Soy”.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Pautas

PROCLAMA STEREO