Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

ELIJAMOS REFORMULAR UN PLAN DE ORDENAMIENTO SOCIAL editorial 107 Por: Nelson Julián Villamizar

ELIJAMOS REFORMULAR UN PLAN DE ORDENAMIENTO SOCIAL editorial 107

Por: Nelson Julián Villamizar

Representar una comunidad o cualquier grupo humano implica tener la capacidad de identificar sus necesidades más sentidas y comprender cuales pueden ser sus alternativas de solución, sentir la seguridad para iniciar las acciones conducentes a su logro, contando con factores propicios o creando las condiciones para que estos se den, es decir, destinar un tiempo para adelantar esta misión, planear la metodología para obtener los mejores resultados, establecer un cronograma de actividades, definir un mapa de actores ubicando allí los servidores públicos responsables de las diferentes entidades y sus competencias, pero sobre todo crear una base social constituida por otras personas igualmente comprometidas en ser parte de la solución para dejar de ser parte del problema, una de las claves es aumentar su cantidad, mejorar su calidad y combinar sus cualidades.

Regularmente en el ejercicio del liderazgo se debe priorizar las búsquedas sociales de acuerdo a las posibilidades, entendiendo que las dinámicas propician el fortalecimiento individual y colectivo, en la medida que emprendemos una tarea, las circunstancias que la entornan permiten profundizar en el reconocimiento de las oportunidades y así se va constituyendo la experticia que bien alimentada con amor por la causa común, capacitación continuada, compromiso social, responsabilidad, desglosando las dos raíces de esta palabra, asumiendo que son responder y habilidad, o sea la habilidad para saber responder ante los compromisos consigo mismo y con la comunidad que es esa unidad común con la que avanzamos en el desarrollo de las potencialidades y en la conquista de las mejores condiciones para vivir.

Durante este mes se adelantará la jornada electoral que permitirá la renovación de los líderes y lideresas que representaran los diversos sectores de la población de personas con discapacidad, cuidadoras y cuidadores, en los 20 consejos locales de discapacidad, donde no exista representatividad, de manera que, en el actual momento histórico de nuestra ciudad estos nuevos promotores comunitarios capitalicen y jalonen otros procesos que simultáneamente vienen realizándose en el Distrito Capital, entre ellos dos de particular importancia para nuestra comunidad como son: la Reformulación de la Política Pública Distrital de Discapacidad y la definición del Plan de Ordenamiento Territorial para los próximo 12 años en la ciudad de Bogotá.

Debemos entender que estas circunstancias equivalen a una reformulación de futuro, pues en estos procesos podremos determinar lo que Juan Jacobo Rousseau planteaba como el “contrato social” o la carta de navegación para que nuestros ideales, sueños, propósitos, posibilidades y oportunidades viajen a una realidad más promisoria con un tiempo, espacio y contexto, reconocido y asumido por todas y por todos, en la Reformulación de la PPDD debemos aplicar la experiencia que constituye el acumulado histórico desde 2007 con sus logros, sin sabores y frustraciones, cuidándonos en no incurrir en nuevos errores, aclarando cual es el número de la población a la que se pretende impactar positivamente, determinando las líneas base, las metas, los responsables y los recursos o inversión pública como mínimos indicadores para que el ensueño no sea una pesadilla y despertemos a las realidades prácticas, realizables y de satisfacción social.

El Plan de Ordenamiento Territorial representa otro escenario en el que debemos desempeñar nuestro papel protagónico como actores fundamentales en la quimérica película de la Bogotá incluyente y accesible, empoderando todo nuestro vigor en el tan acariciado proyecto supresor de las barreras sociales, culturales y arquitectónicas en un efectivo avance al diseño universal donde por encima del diseño urbano debe prevalecer el diseño HUMANO, recordando que en los trazados, en los anillos viales, en el uso del suelo, en la redistribución de los espacios para la naturaleza verde y florida o para el cemento y el ladrillo que también forma parte de la arquitectura de la sociedad, subyace una variedad de tendencias culturales, económicas, sociales y por qué no sociológicas y psicosociales.

Además de todos los instrumentos técnicos, documentales, cartográficos incluida nuestra cartografía social debemos buscar la coordinación, concertación o articulación entre todos los involucrados en este marco lógico macro social, me refiero al Sistema Distrital de Discapacidad que opere desde su Consejo Distrital de Discapacidad en cabeza del Alcalde Mayor, Secretaría Distrital de Planeación, directivas del IDU, Secretaría Distrital de Movilidad, Secretaría del Habitat, con el accionar permanente del Comité Técnico Distrital de Discapacidad y la incidencia contundente desde los 20 Consejos Locales de Discapacidad, para que cada una de las 20 Alcaldías Locales asuman la misión de erradicar todas las barreras arquitectónicas en consuno con las Curadurías Urbanas y la asesoría o intervención del Icontec y el Comité Técnico de Accesibilidad y así orquestar una gran cruzada.

En las formas o diseño de nuestra ciudad también subyace nuestro derecho a existir y es necesario exigir nuestro derecho a la ciudad, por eso debemos sumar al Plan de Ordenamiento Territorial nuestro plan de ordenamiento social, que igualmente debe ser concertado con los actores de las elecciones más grandes que se avecinan en este caso me refiero a los ediles y edilesas, para que promuevan su poder de control político y su gestión desde las Juntas Administradoras Locales, los concejales y concejalas para que ejerzan su control social, político y fiscal desde el Concejo de Bogotá y claramente con los aspirantes a la Alcaldía Mayor para que todas y todos con estos los antes mencionados incluyan en su oferta proselitista o programas de gobierno los compromisos para hacer efectiva nuestra inclusión social y todas las acciones afirmativas del oceánico marco legal en el que no podemos permitir se ahoguen nuestras ilusiones.

Bien claro está que esto es sencillamente una Proclama que recoge el clamor de nuestra comunidad, hacerlo realidad forma parte de ese presente continuo que corresponde a la razón de ser de nuestros diversos roles o papeles en esta gran película que estamos viviendo, la corresponsabilidad es de todas y todos, para que prosigamos en este viaje a la utopía, para que en la medida en que tengamos conciencia de nuestros avances proyectemos nuevos alcances que dan sentido a nuestra razón de vivir, empecemos con algo tan elemental como es convertirnos en dinamizadores o motivadores, para que cada una de las personas a las que podamos estimular participe activamente, inscribiéndose como electores y/o candidatos en los Consejos Locales de Discapacidad, para que todas y todos participemos activa y decisoriamente en la Reformulación de nuestra Política Pública Distrital de Discapacidad, así elijamos de una vez por todas reformular nuestro plan de ordenamiento social.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Pautas

PROCLAMA STEREO