Periódico Proclama

icono-facebook  icono-twetter

ANTE TODO MUJERES ASÍ ELLOS LAS PREFIERAN SIN DISCAPACIDAD Por Tatiana Yelena Rodríguez Mojica. @tatiana_tatiy

ANTE TODO MUJERES   ASÍ ELLOS   LAS PREFIERAN   SIN DISCAPACIDAD

Por Tatiana Yelena Rodríguez Mojica. @tatiana_tatiy

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Son feas, infantiles, exageradamente sensibles, desarregladas, no se visten bien, no cuidan su aspecto físico, ni su imagen; hacen parte de las quejas que tienen algunos hombres con discapacidad visual de nosotras.

Constantemente hablamos de la discriminación que vivimos las personas con discapacidad, pero no hacemos referencia que muchas veces esa discriminación viene desde las propias personas con discapacidad o sus familias; es frecuente escuchar generalidades despectivas como que las ciegas son tal cosa y los ciegos otra desde nuestra propia población.

En mí investigación titulada, Ante Todo Mujeres Imaginarios Sociales Frente a la Sexualidad y Erotismo de Mujeres con Discapacidad Visual y su Relación Con La Exclusión Social, se han encontrado diferentes hallazgos que por supuesto haré públicos; pero mientras llega el momento aquí un abrebocas.

Muchas mujeres con discapacidad visual creemos que los hombres ciegos y baja visión prefieren a la hora de casarse, vivir en pareja o tener una relación estable, hacerlo con una mujer que no tenga discapacidad, aunque ellos lo niegan, si es notorio este comportamiento. No importa que la mujer sin discapacidad sea poco atractiva, mayor, que parezca la mamá o no sea académicamente preparada, lo importante es que vea bien.

Pero no cualquier hombre con discapacidad puede compartir un proyecto de vida con una mujer sin discapacidad, se identificó que los que consiguen estas parejas son profesionales, con maestría o doctorado, además tienen un trabajo, esto se presenta por dos razones, la primera por el cambio de contexto donde se interactúa con personas sin discapacidad y por la otra el nivel académico que les otorga un estatus.

Varias mujeres con discapacidad visual pensamos que estos comportamientos en los hombres ciegos y baja visión, también se dan por la comodidad y facilidad que se tiene al interactuar, vivir y compartir con una persona que vea bien; así mismo varios hombres tienen instituido el complejo de Edipo, por lo que necesitan con urgencia una mamá sobreprotectora que los cuide, consienta y acompañe.

Del mismo modo, nuestra cultura machista y patriarcal exige estereotipos y comportamientos femeninos que ponen en desventaja a las mujeres con discapacidad, mientras que los hombres con discapacidad visual, quieren estar al nivel y comportarse como los hombres sin discapacidad, por lo que al tener una mujer que vea se reafirma su ego, hombría y se normaliza su condición.

La réplica de ellos es que lo anteriormente mencionado no es cierto, que no se puede generalizar, que cuando escogen una pareja no lo hacen porque vea o tenga discapacidad; además, agregan que algunas mujeres con discapacidad visual son tímidas, introvertidas, dependientes de sus padres y que ellas tampoco creen que puedan tener una pareja estable, formar una familia y tener un proyecto de vida en común. Así mismo resaltan que existen más parejas de personas con discapacidad visual, pero que las conformadas por los hombres ciegos o baja visión y mujeres sin discapacidad, llaman la atención por lo que se hacen más notorias.

No se trata de estigmatizar y juzgar a los hombres con discapacidad visual, pero si dejar planteada esta problemática, para que se reflexione, debata y se apropie ojalá en la academia, en espacios incluyentes donde participen mujeres y hombres con y sin discapacidad o quizás con amigos alrededor de un café.

Por nuestra parte es importante cuestionarnos el daño que, en algunos casos, ha hecho la sobreprotección ejercida por los padres o cuidadores sobre las mujeres con discapacidad, la infantilización y el calificativo de niña, así se tenga más de 30 años, este nos aleja del ser mujer, nos despoja de las necesidades sexuales y de la posibilidad de ser deseadas y de desear.

Del mismo modo, que tanta autonomía tenemos, que responsabilidades les hemos delegado a otros y como ha sido la construcción del proyecto de vida.

Es importante aceptarnos como somos, fortalecer nuestra autoestima, cuidar de nosotras, de nuestro aspecto e imagen; igualmente ocupar espacios en las universidades, empresas, en la política y en distintos movimientos sociales, haber si algún día logramos que el mundo comprenda que antes de una discapacidad somos mujeres.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Pautas

PROCLAMA STEREO